Saltar al contenido principal

Manos cortadas descubiertas en el palacio del Antiguo Egipto

Una mano derecha cortada descubierta frente a un palacio Hyksos en Avaris actual Tell el-Daba. Habría sido cortada y presentada al rey o un subordinado a cambio de oro. Este descubrimiento es elprimera evidencia arqueológica de la práctica. En el momento en que fueron enterrados, hace unos 3.600 años, el rey Khayan usaba el palacio. Se cree que los hicsos eran un pueblo del norte de Canaán, que controlaban parte de Egipto y establecieron su capital enAvaris en el Delta del Nilo.
Imagen: © Foto de Axel Krause

Un equipo de arqueólogos que excava un palacio en la antigua ciudad de Avaris, en Egipto, ha hecho un descubrimiento espantoso. Los arqueólogos han desenterrado los esqueletos de 16 manos humanas enterradas en cuatro fosas. Dos de las fosas, ubicadas frente a lo quese cree que es una sala del trono, tome una mano cada uno. Otros dos pozos, construidos en un momento un poco más tarde en un espacio exterior del palacio, contienen las 14 manos restantes.

Todos son diestros; no hay izquierdas.

"La mayoría de las manos son bastante grandes y algunas de ellas muy grandes", dijo Manfred Bietak, director de proyecto y campo de las excavaciones, a WordsSideKick.com.

Los hallazgos, realizados en el delta del Nilo al noreste de El Cairo, se remontan a unos 3.600 años hasta una época en la que los hicsos , un pueblo que se cree que era originario del norte de Canaán, controlaba parte de Egipto y convirtió su capital en Avaris en un lugar conocido hoy como Tell el-Daba. En el momento en que se enterraron las manos, el palacio estaba siendo utilizado por uno de losGobernantes hicsos, rey Khayan. [ Ver fotos de las manos enterradas ] La mano derecha

Las manos parecen ser la primera evidencia física de una práctica atestiguada en escritura y arte del antiguo Egipto , en el que un soldado presentaría la mano derecha cortada de un enemigo a cambio de oro, explica Bietak en la edición más reciente de la revista Arqueología egipcia.

"Nuestra evidencia es la evidencia más antigua y la única evidencia física", dijo Bietak. "Cada pozo representa una ceremonia".

Cortar la mano derecha, específicamente, no solo habría facilitado el conteo de víctimas, habría servido para el propósito simbólico de quitarle la fuerza a un enemigo. "Lo privas de su poder eternamente", explicó Bietak. No se sabe de quiénmanos eran; podrían haber sido egipcios o personas que los hicsos estaban luchando en el Levante. La historia del combate humano ] "Oro de valor"

Cortar la mano derecha de un enemigo era una práctica emprendida tanto por los hicsos como por los egipcios.

Un relato está escrito en la pared de la tumba de Ahmose, hijo de Ibana, un egipcio que lucha en una campaña contra los hicsos. Escrito unos 80 años después del momento en que se enterraron las 16 manos, la inscripción dice en parte:

"Entonces luché cuerpo a cuerpo. Traje una mano. Se informó al heraldo real". Por sus esfuerzos, el escritor recibió "el oro del valor" traducción de James Henry Breasted, Ancient Records of Egypt, Volumen II, 1905. Más tarde, en una campaña contra los nubios hacia el sur, Ahmose tomó tres manos y le dieron "oro en doble medida", sugiere la inscripción.

Los científicos no están seguros de quién inició esto tradición espantosa . No se han encontrado registros de la práctica en la probable tierra natal de los hicsos en el norte de Canaán, dijo Bietak, por lo que podría haber sido una tradición egipcia que recogieron, o viceversa, o podría haberse originado en algún otro lugar.

Bietak señaló que, si bien este hallazgo es la evidencia más temprana de esta práctica, el espantoso trato de los prisioneros en el antiguo Egipto no era nada nuevo. La paleta Narmer, un objeto que data de la época de la unificación del antiguo Egipto hace unos 5.000 años., muestra prisioneros decapitados y un faraón a punto de aplastar la cabeza de un hombre arrodillado.

La expedición arqueológica en Tell el-Daba es un proyecto conjunto de la sucursal de El Cairo del Instituto Arqueológico de Austria y la Academia de Ciencias de Austria.

Siga LiveScience en Twitter @cienciaviva . También estamos en Facebook y Google+ .